Entendamos la relación entre la exposición a PFAS y el cuerpo

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) se pueden medir en la sangre. Los niveles de PFAS en su sangre le dirán la cantidad de PFAS que haya en su cuerpo y se determinan según la cantidad de PFAS a las que haya estado expuesto (exposición), menos la cantidad de PFAS que haya salido de su cuerpo (eliminación).

La exposición y la eliminación son distintas en cada persona. Por ejemplo, dos personas que vivan en la misma casa podrían tener niveles de PFAS muy distintos en su cuerpo.

La exposición ocurre cuando una persona respira, come, bebe o toca una sustancia química y esta entra a su cuerpo.

¿Cómo ocurre la exposición de las personas a las PFAS?

  • Las personas que viven cerca de sitios donde se hayan liberado PFAS podrían estar expuestas a estas sustancias a través del aire, la tierra o el agua potable contaminados con PFAS.
  • Las personas podrían estar expuestas a PFAS en algunos productos de consumo (envases de alimentos, alfombras y tapizados resistentes a las manchas, ropa impermeable, etc.).
  • Las personas podrían estar expuestas al comer alimentos que hayan sido cultivados o que provengan de animales que crecieron en sitios con tierra o agua contaminados con PFAS, como animales de caza y pescados.
  • Los bebés de mujeres que hayan estado expuestas a PFAS pueden estar expuestos a estas sustancias antes de que nazcan, al tomar leche materna o cuando tomen leche de fórmula lada con agua contaminada con PFAS.
  • Ducharse y bañarse en agua que contenga PFAS no debería aumentar significativamente la exposición, aunque pequeñas cantidades de PFAS pueden entrar al cuerpo a través de la piel.
  • Las personas que trabajan cerca de PFAS o con estas sustancias (p. ej., en la producción de sustancias químicas o al usar espuma para combatir incendios) podrían inhalar PFAS.

La eliminación es el proceso a través del cual las sustancias, como las PFAS, salen del cuerpo.


¿Cómo se eliminan las PFAS del cuerpo?

  • Algunas PFAS salen del cuerpo lentamente con el tiempo, principalmente a través de la orina. Es posible que las personas que tengan enfermedad de los riñones no eliminen a través de la orina la misma cantidad de PFAS de su cuerpo que las personas sanas.
  • Algunas PFAS salen del cuerpo de manera rutinaria a través de la sangre durante la menstruación. Las personas que menstrúan podrían eliminar más PFAS que aquellas que no menstrúan.
  • Algunas PFAS pueden salir del cuerpo a través de la leche materna. Las personas que amamantan podrían eliminar más PFAS de su cuerpo que aquellas que no lo hacen.
  • Algunas PFAS se acumulan en la sangre. Donar sangre podría disminuir los niveles de PFAS en la sangre.
  • Todos estos factores podrían afectar los niveles de PFAS medidos en la sangre. En la actualidad, no podemos usar los niveles de PFAS en la sangre para decidir qué efectos dañinos podrían  producirse.

Vea esta página en: PDF pdf icon[158 KB]

Page last reviewed: April 5, 2022